¡Saludos a todos!

Ésta es la primera entrada en las que os enseñaremos cómo decorar el exterior de vuestras cajas para regalo, pero no será la última. Iremos de menor dificultad a más, así que esta idea es la más sencilla de todas y la que menos materiales requiere.

Si en otras entradas os explicábamos cómo decorar el interior de tus cajas, en esta ocasión nos hemos centrado en el exterior, ya que una sencilla caja puede convertirse en un paquete original y personal dedicándole unos minutos de tu tiempo.

En primer lugar, esta forma de personalizar tu caja puede hacerse con todo tipo de materiales. Nosotros hemos utilizado los más sencillos para nuestro ejemplo:

a) Una caja de cartón lisa.

b) Un trozo de cartón (serviría cualquier cartón de color que tengáis por casa, cartulinas…)

c) Pegamento

d) Un cutter (si no tenéis, unas tijeras también os servirán).

Bueno, pues una vez que tenemos todo sobre la mesa…¡allá vamos!

En primer lugar,  cogeremos el trozo de cartón o las cartulinas y las recortaremos en forma de cuadrados de diferentes tamaños.

cuadrados de cartón

Este paso es el más personal, ya que podéis forrar los trocitos de cartón con papel de seda, con papel adhesivo o podéis incluso pintarlos para que vuestra caja sea única y tenga tantos colores como queráis.

Además, podréis hacer más formas con vuestros trozos de cartón.  Nosotros haremos nuestro ejemplo con cuadrados para conseguir un efecto serio y sencillo.

Una vez que los tengamos y los hayamos decorado a nuestro gusto, procederemos a colocarlos en nuestra caja formando un mosaico, una palabra, un dibujo o simplemente un relieve en alguna parte de nuestra caja.

Nosotros hemos decidido crear un relieve con cuadrados de tres colores que combinen con el color blanco de nuestra caja. Es muy importante que hagamos varias pruebas antes de desenfundar el pegamento, ya que a veces las prisas pueden ser las responsables de que tengamos que empezar de nuevo o de que echemos a perder la caja.

Colocar los cuadrados en nuestra caja

Una vez que tengamos claro dónde colocaremos cada pieza, las pegaremos con cuidado de no ensuciar con los dedos el resto de cartones (es bastante complicado eliminar las manchas de pegamento del cartón, así que es mejor prevenir e ir con calma).

¡Ya está! En unos minutos hemos conseguido personalizar nuestra caja y hemos conseguido que una caja blanca sea original. Sin gastar un duro y sin dedicarle más tiempo del que tenemos.

Os enseñamos cómo quedaron nuestras cajas (en la segunda caja hemos utilizado un papel adhesivo de color lila que combinaba con los laterales de nuestra caja de cartón):

Cajas de cartón decoradas

Esperamos que os haya gustado y que empecéis a practicar con vuestra próxima caja para regalo. Y si esto es muy sencillo para vosotros y para vuestros poderes jedi en manualidades, esperad a nuestras próximas entregas sobre la decoración de cajas de cartón. Iremos incrementando el nivel de dificultad y exprimiendo nuestras ideas al máximo para sorprenderos.

¡Un saludo y feliz fin de semana a todos!