gafas de sol reflejo céspedHace ya unas semanas que estrenamos primavera y ya van siendo usuales las tardes soleadas, el buen tiempo y el calorcito…así que toca ir sacando la manga corta y guardando los jerseys y las bufandas. Para esta semana hemos decidido daros unos cuantos consejos que os pueden ser de gran utilidad a la hora de guardar vuestra ropa de invierno. La forma en que hagamos el cambio de temporada de nuestro armario será fundamental para que la ropa se mantenga en buenas condiciones y sea más fácil de organizar en el próximo cambio de estación.

A continuación, os dejamos una sencillas y útiles pautas:

1- En primer lugar, y exceptuando los abrigos, trajes o chaquetas que deben ir en una bolsa con cremallera,  siempre es recomendable guardar nuestra ropa en cajas de cartón. En el caso de que vayamos a guardar parte de nuestra ropa colgada en perchas, debemos intentar no utilizar perchas de alambre, ya que aguantan poco peso, son mucho mejores las de madera o las acolchadas. Es importante evitar las bolsas y cajas de plástico, ya que éstas impiden que nuestras prendas se ventilen y transpiren.  Incluso cuando utilicemos cajas de cartón, es conveniente abrirlas de vez en cuando y dejar que se ventile la ropa durante unos minutos. caja con asas para guardar ropa

2- Además, de lavar toda nuestra ropa antes de plegarla y guardarla,  un truco para que huela bien cuando la volvamos a sacar es introducir en la caja un saquito con flores secas de lavanda.

3- Una vez solucionado el tema de la ventilación y el olor, vamos a por las polillas. Para evitar que aparezcan y llevarnos la desagradable sorpresa de encontrar nuestra ropa llena de agujeritos, vamos a colocar dentro de una media vieja unas bolitas de naftalina (o virutas de cedro en su defecto). Es importante evitar el contacto directo entre la naftalina y la ropa y airear la ropa antes de volver a ponérnosla.

bolitas de naftalina

 

etiquetas para cajas 4-  Debemos procurar etiquetar cada cajaque guardemos, ya que de esta forma nos resultará mucho más sencillo encontrar algo que nos haga falta y facilitará la reorganización de la ropa en el próximo cambio de temporada. Es importante poner nombres descriptivos y que cada caja contenga un tipo de prendas, de esta forma no tendremos que abrir todas las cajas cada vez que busquemos algo.

 

 

5- Por último, vamos a tratar el problema que a veces puede surgir al guardar ropa de color blanco durante un largo periodo de tiempo. A menudo, cuando guardamos sábanas, toallas o ropa blanca en general, nos encontramos que al sacarla de su caja tiene un tono amarillento.  Un truco que puedes utilizar para que recupere su color es sumergirla un par de horas en agua tibia y añadir un vaso de jugo de limón. Después, con lavarla normalmente en la lavadora y colgarla, veremos que ha quedado como nueva y ha recuperado su color original. Es recomendable realizar este proceso al menos una vez al año si vamos a tener las prendas de color blanco guardadas durante mucho tiempo, así estará siempre en perfectas condiciones.

Esperamos que estos consejos os sean de utilidad a la hora de organizar vuestro armario. ¡Hasta la próxima!

caja con ropa en el interiorcaja para guardar ropa